Expobiomasa 2017 ha cerrado su última edición que ha reunido en los cuatro días que ha durado sobre todo a profesionales del sector de la biomasa, industrias auxiliares, fabricantes consumidores, instaladores e ingenieros.

Y como en los años anteriores la protagonista de esta feria ha sido la bioenergía junto con otras renovables que están ganando terreno en el mercado energético como alternativa más prometedora para el medioambiente y para el bolsillo del consumidor final.

Más de 18.000 personas de 30 países visitaron las distintas exposiciones de productos, técnicas de rehabilitación de edificios y actividades con presentaciones prácticas de la Feria de Valladolid.

El evento ha sido inaugurado por el consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones y el secretario general de Agricultura y Alimentación del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Carlos Cabanas. En sus discursos han hecho el incapié en la importancia de la gestión correcta del medioambiente y el aprovechamiento de las energías renovables.

El éxito en el logro del objetivo final de conseguir un uso seguro y eficiente de los recursos naturales, en gran parte depende de los profesionales implicados en el proceso: promotores, ingenieros, proyectistas, constructores, empresas de instalación, ESEs, administraciones, etc.

La importancia de este tipo de eventos es indiscutible: es una excelente oportunidad de conocer nuevas tecnologías, ver el funcionamiento de nuevos sistemas, obtener información sobre aspectos técnicos, económicos, medioambientales, legislativos, relacionados con ellas y establecer contactos.