Geotermia en un molino del siglo XV

Akiter participa en la rehabilitación de un molino del siglo XV introduciendo energías renovables

Desde la antigüedad el hombre ha aprovechado la energía natural con distintos fines. Los molinos hidráulicos llamados también molinos de agua son un ejemplo muy común de ello. El molino tradicional fue una herramienta muy importante para la economía del pasado, según el tipo, bajo sus piedras se molían cereales, legumbres, aceitunas…A pesar de que su origen se remonta al Imperio Romano, los últimos ejemplares estuvieron en activo hasta no hace muchos años. En la actualidad la inmensa mayoría se ha arruinado y en unos cuantos años no quedarán vestigios de este ingenioso y útil artilugio.

En el pueblo de Los Molinos en la Sierra de Guadarrama, en un lugar situado en la orilla izquierda del río homónimo, un lugar pintoresco, podemos encontrar un antiguo molino dedicado en su día a la molienda del cereal que se producía en la comarca. No se sabe con exactitud el tiempo que estuvo funcionando, pero hay documentos en el archivo municipal que refieren su existencia ya en el siglo XV, lo cierto es que a principios de los 60 del siglo pasado, con la llegada de tecnologías modernas, quedó abandonado y se había ido deteriorando.

Hace unos años, el propietario del antiguo molino, descendiente de la estirpe de molineros que durante siglos lo habían administrado, tomó la decisión de rehabilitarlo como un espacio de asueto.
Cumpliendo este objetivo, para la construcción del edificio han sido utilizados materiales tradicionales de esta zona (granito, madera, arcilla), lo que ha permitido integrarlo perfectamente en el entorno natural. Un aspecto clave del proyecto ha sido el sistema de climatización aplicado, empleando la propia energía de la tierra mediante una instalación geotérmica que permite calentarlo en invierno, refrescarlo en verano y generar el agua caliente sanitaria. Aparte de la naturaleza granítica del suelo, la presencia de agua a poca profundidad ha hecho que no sea necesaria demasiada captación, en forma de metros de perforación, para extraer la energía necesaria.

La buena orientación del edificio supone un aporte natural de luz y calor. Ninguno de los elementos emisores del sistema de calefacción rompe la armonía y perfección de líneas en los espacios interiores. El sistema de suelo radiante que es ideal en cuanto a confort de uso, es también ideal en cuanto a estética, porque es totalmente invisible. La maquinaria del sistema geotérmico ocupa 4 m/2 en un espacio residual utilizado como cuarto técnico.

 

La instalación geotérmica de baja entalpía realizada para la rehabilitación energética del molino es de bucle cerrado y captación vertical. La bomba geotérmica instalada ha sido una _Ecforest EcoGEO b5 5-22 con un acumulador de ACS de 300l. Para extraer el calor de la tierra, han sido hechas 3 perforaciones de 100 m cada una.

Tras un esmerado trabajo de rehabilitación en el que han participado auténticos artesanos de distintos oficios tradicionales, el último molinero del Guadarrama puede disfrutar de un espacio privilegiado por su ubicación, su arquitectura, sus interiores y su eficiencia energética y sostenibilidad. Todo ello conservando al mismo tiempo el espíritu del lugar y la construcción tradicional.

Free WordPress Themes, Free Android Games