Energía Solar Térmica

Tenemos el privilegio de vivir en un lugar en el que la energía solar tiene todo su potencial a nuestro servicio, siendo una energía renovable, gratuita, limpia e inagotable.

Este tipo de energía tiene un uso residencial, industrial y terciario, y habitualmente se aplica para potenciar sistemas de calefacción a baja temperatura, producción de agua caliente sanitaria y calentamiento de piscinas.

Los paneles solares térmicos se sitúan en las zonas más soleadas de los edificios.

La energía solar térmica a través de captadores convierte la radiación solar en calor, transfiriéndolo a un líquido, por lo general, agua o agua con glicol. El CTE (Código Técnico de la Edificación) marca su utilización en el sector residencial para la producción de agua caliente sanitaria (una instalación de 2m2 de paneles solares puede cubrir hasta el 60% de las necesidades anuales de agua caliente de una vivienda), en aplicaciones de suelo radiante puede reducir la factura energética en un 40% según dimensionado de la captación y zona climática, para uso de calentamiento de piscinas puede cubrir el 100% de la demanda cuando se trata de prolongación de temporada o una reducción de hasta el 35% cuando se trata de piscinas cubiertas que se usan todo el año.

El aprovechamiento de la energía solar en gran medida ayuda a proteger el medio ambiente y reducir las emisiones de CO2.

Es eficiente y ocupa una posición importante en el contexto de las energías renovables y tiene un margen de crecimiento extraordinariamente amplio.

La energía solar se integra fácilmente con cualquier tipo de energía renovable (geotermia, aerotermia, biomasa…) pudiendo conseguir instalaciones singularmente eficientes.

“En Akiter hemos realizado hasta la fecha 45 proyectos de energía solar térmica con un suministro total de 664 M/2 de energía limpia y renovable.”