Contraer

¿Cómo mejorar la eficiencia energética de tu hogar?

Cambiar de hábitos para disminuir el consumo y aplicar algunas mejoras en tu vivienda son soluciones que te permitirán optimizar su eficiencia energética y, por tanto, ahorrar en tus facturas y disfrutar de un hogar más sostenible. Al principio, tal vez te parezca un reto difícil de superar. Pero, poniendo en práctica pequeñas acciones, comprobarás cómo, poco a poco, irán apareciendo los resultados.

Claves para alcanzar una mayor eficiencia energética para tu hogar

Para ayudarte a lograr tu cometido, vamos a darte algunas claves y a brindarte varios consejos importantes. Estos van en consonancia con lo que dicta el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios, y que transpone la Directiva 2010/31/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de mayo.

Revisa la instalación eléctrica

Sobre todo, si es antigua o tienes la sospecha de que alguno de sus elementos puede haber sufrido un deterioro. Ya no solo para evitar gastos innecesarios, sino, principalmente, para garantizar la seguridad en el inmueble. Ten en cuenta de que un interruptor defectuoso, un cable o un enchufe en mal estado pueden provocar que se produzca una sobrecarga en la red que sea el desencadenante de un accidente indeseado como, por ejemplo, un incendio.

Apuesta por electrodomésticos eficientes

El mayor porcentaje del gasto energético reflejado en tu factura de la luz tiene que ver con el consumo de los electrodomésticos. Por esta razón, es conveniente elegir aparatos con una buena calificación en su etiqueta de eficiencia energética

Debes saber que la A es la más elevada y representa un mayor ahorro y que, por el contrario, la G es la menos eficiente y, por tanto, la que indica un peor rendimiento.

La clasificación va en orden descendente, por lo que lo recomendable es que compruebes que se acerca lo máximo a la primera letra del abecedario. Aunque tengas que sustituir la lavadora, el lavavajillas, la nevera, el horno o el equipo de aire acondicionado y esto signifique una importante inversión inicial. A la larga te resultará rentable porque podrás ahorrar incluso más de 100 euros al año.

eficiencia energética

Instala soluciones de climatización eficientes

De todo lo que hemos mencionado anteriormente, la climatización es sin duda lo que más consume. Por eso en Akiter aconsejamos siempre implementar cualquiera de las soluciones de climatización que ofrecemos a nuestros clientes.

En esta línea, decantarse por instalaciones geotérmicas, que transforman en energía térmica el calor del subsuelo, puede ser interesante. Estos sistemas necesitan un consumo eléctrico mínimo y garantizan rendimientos altos y estables.

Los sistemas basados en la aerotermia, que funcionan con la energía que la atmósfera recibe del sol, llegan a alcanzar un ahorro energético de hasta un 66 % en comparación con otros que utilizan combustibles fósiles para su funcionamiento. Ofrecen resultados ideales, sobre todo, en lugares donde es habitual que las condiciones climáticas sean adversas.

Como alternativa, también recomendamos la instalación de otras soluciones como las placas fotovoltaicas o cualquier sistema que se nutra de energías renovables.

Invierte en el aislamiento de ventanas, puertas y otros cerramientos

No cabe duda de que una de las mejores formas de conseguir una mayor eficiencia energética para tu hogar consiste en aislar puertas, ventanas y otros cerramientos. Así evitarás fugas, que se traducen en una pérdida de energía, lo cual se acaba viendo reflejado en la factura.

Si logras evitar que en tu vivienda entre el frío en invierno y el calor en verano, podrás conseguir un ahorro energético de hasta el 30 %, lo que te permitirá dejar de pagar entre 150 y 275 euros al año, aproximadamente. Tal vez, además de arreglar o sustituir dichos cerramientos, sea interesante hacer una obra para aislar la fachada, las paredes interiores u otros paramentos.

Otras buenas prácticas para optimizar la eficiencia energética

Hasta el momento te hemos propuesto soluciones que implican inversiones o cambios de gran magnitud. Sin embargo, también puedes optimizar la eficiencia energética de tu inmueble con otras buenas prácticas de menor envergadura. A continuación enumeramos algunas muy interesantes:

  • Renueva la iluminación y coloca bombillas LED, cuyo consumo es notablemente menor.
  • Apaga la luz cuando salgas de casa o cambies de estancia y comprueba que el piloto rojo de tus dispositivos no está encendido mientras no los usas. Así evitas el llamado consumo silencioso.
  • Siempre es preferible aprovechar la ventilación e iluminación natural antes que la artificial. Abre o cierra las ventanas y persianas en función de tus necesidades.
  • Regula adecuadamente la temperatura de tu termostato o de tu sistema de climatización.
  • Lleva a rajatabla el adecuado mantenimiento de tus aparatos.
  • Analiza las facturas de los últimos 12 meses y ajusta la potencia que tienes contratada a la que realmente necesitas.

Aplicando todas estas recomendaciones, vas a comprobar cómo la eficiencia energética de tu vivienda aumenta. Lo notará tu bolsillo y, además, estarás poniendo tu grano de arena para combatir el cambio climático. ¿Aún te quedan dudas? Contacta con nosotros, estaremos encantados de atenderte.